AV_ATSW_Spray_Reducing winter redness_social_post_3282779003131_HD 16x9

Nuestros mejores consejos Recicla nuestros productos y ahorra agua en el baño

Cada gesto, incluso el más pequeño y sencillo, cuenta, empezando por el reciclaje de los productos de baño. Un hábito que ya forma parte de nuestra vida cotidiana.

Sin embargo, a veces podemos dudar de si un determinado tipo de envase debe reciclarse por separado o no. ¿Y qué hay de este? Cuando se trata de ahorrar agua, es más sencillo: si el grifo está cerrado, no se está desperdiciando. 
Descubre algunos consejos que te ayudarán a reciclar nuestros productos y a reducir el consumo de agua en el baño. 
 

Reciclar nuestros productos

Reciclar nuestros productos

Lo que se clasifica correctamente se puede reciclar. Para los envases reciclables, opta por el cubo de reciclaje. Para todos los demás, opta por el contenedor de residuos domésticos.

Embalaje exterior y folletos: papel y/o cartón reciclable

Frascos con dispensador: reciclables

Frascos: reciclables

Sprays: reciclables

Tubos: reciclables

Tarros (Hydrance Aqua-Gel, Cuerpo): reciclables

Frascos y botes Airless: no reciclables

Frascos y tubos de Cosmética Estéril: no reciclables

Maquillaje Couvrance (excepto los tubos de base de maquillaje): no reciclable

Tarros (Crema nutritiva revitalizante): no reciclables

Una gota de agua termal

Para ahorrar agua 

Sin renunciar a un momento de bienestar en el baño, puedes ahorrar agua con unas sencillas acciones. 
Cuando te laves los dientes o te afeites, por ejemplo, cierra el grifo cuando no lo necesites. De este modo, se ahorrarán al menos 18 litros de agua. Si lo multiplicas por el número de veces que te cepillas los dientes y/o te afeitas, esta cifra no tardará en aumentar considerablemente.
Opta por ducharte en lugar de bañarte y cierra el grifo al enjabonarte. Esto puede generar un doble beneficio: uno para el medioambiente y otro para la piel. Para el medioambiente, ayudarás a disminuir el consumo de agua. Ducharse (con una media de 80 litros de agua) consume tres veces menos agua que bañarse. En cuanto a tu piel, de esta forma la cuidarás. El agua dura tiende a resecar la piel, el exceso de cloro puede irritarla. Al suprimir los baños, la piel tendrá menos contacto con el agua. Creemos que cinco minutos son suficientes para una ducha; te da tiempo a escuchar tu canción favorita para empezar el día o terminar el día con una sensación de frescura. Para los que quieran innovar, también hay dispositivos para ayudar a ahorrar agua.

Volver al principio