Contenido

Rebuilding yourself after cancer

Ahora estás en fase de remisión y tu equipo médico te controlará regularmente (tal vez con un tratamiento a largo plazo como la terapia hormonal). Se abre una nueva etapa, la etapa postcáncer. ¿Cómo se vuelve a una vida «normal»? ¿Cómo superar los posibles bloqueos mentales y avanzar hacia la recuperación total? He aquí algunas soluciones.

av_peau-cancer_medecin_consultation_suivi_1x1 472x472

 

Después del cáncer, es hora de renovarse

El cáncer es como un incendio. Un incendio que arrasa con todo a su paso. Pero una vez apagado el fuego, el bosque se renueva y vuelve la vida. El cáncer es lo mismo. Tras esta difícil prueba llega el momento de la renovación. Es una oportunidad para reinventarse, para hacer lo que siempre has querido hacer. La vida después del cáncer es un trampolín, no una carga. No te definas por el cáncer, aprende a respetar esta nueva versión de ti mismo.

¿Cómo recomponerse a pesar de los efectos secundarios?

A menudo es difícil volver a una vida «normal». Los efectos secundarios del tratamiento pueden persistir. Ya sea una sensación de fatiga, depresión o efectos físicos. También pueden producirse trastornos cognitivos y pérdida de memoria. No dudes en consultar a un experto para aliviar estas vulnerabilidades. Una forma de experimentar plenamente una renovación después del cáncer es hacer un balance de tu situación, tanto física como psicológica, para ver qué situaciones siguen siendo difíciles de gestionar. Lo importante es acogerse a enfoques integradores, es decir, alternar medicamentos convencionales e intervenciones no medicinales (sofrología, meditación, etc.). Establecer un plan de cuidados allanará el camino para aprender a vivir de nuevo.

av_peau-cancer_femme_meditation_1x1 472x472

Después de la enfermedad, renuncié totalmente a ciertos hábitos que tenía «de mi vida anterior», que habían quedado pausados hasta entonces. Incluso me planteé volver a estudiar para cambiar de trabajo por algo más adaptado a quien soy ahora. ¡Me tomé mi tiempo para aceptar a este nuevo «yo» con mis debilidades que hoy son mi fuerza!

Christine

Varias alternativas para sentirse mejor

La vida después del cáncer también consiste en adaptar o recuperar un estilo de vida saludable

 

Practica actividad física

El ejercicio puede ayudar a mejorar la autoestima. Pero más allá de eso, la actividad física también ayuda a combatir el riesgo de recurrencia. Por ejemplo, la actividad física después de un diagnóstico de cáncer de mama reduce el riesgo de recaída en un 24 %. La marcha nórdica, las artes marciales y la esgrima están entre las más recomendadas. Estos deportes utilizan más del 80 % de los músculos del cuerpo y, en el caso de la marcha nórdica, permiten trabajar especialmente la respiración. La actividad física debe ser regular y de larga duración. Si no estás seguro con respecto alguna de las prácticas, no dudes en pedir consejo a tu oncólogo o médico de cabecera.

Lleva una dieta saludable

Esto ya no es motivo de disputa. Tu salud también depende de lo que te pongas en el plato. La nutrición juega un papel importante en la lucha contra el cáncer. Tanto en su prevención como en las secuelas. Lleva una dieta rica en verduras, frutas, cereales integrales y legumbres como las judías secas, los garbanzos y todo tipo de lentejas. Las legumbres son muy ricas en fibra. Promueven un tránsito digestivo eficiente y tienen un gran efecto de saciedad. En otras palabras, reducen el deseo de picar fuera de horas. No dudes en preguntar a un especialista, como un nutricionista, si no sabes cómo hacerlo, ellos te guiarán.

av_peau-cancer_couple_mature_heureux_1x1 472x472

Nueva vida después del cáncer: la renovación de tu relación

Tras el tratamiento del cáncer, una de tus prioridades puede ser recuperar la relación de pareja que tenías antes de la enfermedad. Tienes muchas preguntas... y es normal. El miedo a la recidiva, la falta de deseo y muchas otras cuestiones, no dejan nada fuera de juego. La comunicación es la clave. Hablar de todos los temas juntos. Porque la situación puede ser tan complicada para tu pareja como para ti. Tenga en cuenta que después del cáncer, tu pareja y tu relación no son un problema, sino a menudo un apoyo, una solución. Y si la vida diaria se vuelve complicada de gestionar, una consulta con un psicólogo o sexólogo te permitirá exponer (y superar) las dificultades mutuas. 

CONSEJOS FÁCILES Y EXPERTOS 

Tras el tratamiento contra el cáncer, surge una nueva ecuación: la vuelta al trabajo. Porque esto también forma parte de la recuperación. Entonces, ¿cómo hacemos que funcione?

Sobre todo, trata de olvidar cómo era el pasado. Este lugar de trabajo tan familiar probablemente ha cambiado durante tu ausencia... y tú también. Lo primero que hay que hacer: An-ti-ci-par-se. Prepara tu regreso lo antes posible. Por ejemplo, manteniendo (o renovando) los vínculos con tus compañeros para facilitar tu vuelta. Porque las opiniones de los demás son las dificultades más mencionadas. Por ejemplo, algunos compañeros querrán hacer todo lo posible para aligerar tu carga de trabajo. Estas actitudes son a menudo admirables, pero pueden no ser de ayuda para encontrar tu lugar en la empresa. De nuevo, comunícate. Expresa tus sentimientos, tus expectativas...

 

 

 

Un último consejo para sentirte mejor contigo mismo (y con tu mente)

Para poder disfrutar plenamente de la recuperación tras el cáncer, te aconsejamos hacer un balance de su situación, tanto física como psicológica, para ver qué situaciones no has «digerido» y cuáles requieren más tiempo para recuperar la energía agotada por los tratamientos. 

av_peau-cancer_relaxation_ecriture_the_1x1 472x472
Volver al principio